Hallazgo de IBM en energía fotovoltaica CPV – 230 W por centímetro cuadrado.

17 05 2008

El gigante azul anunció ayer que gracias al uso de una lente para concentrar la luz solar, ha sido capaz de recopilar 230 W de energía solar en un centímetro cuadrado. Todo ello gracias a una nueva tecnología llamada concentrador fotovoltaico, CPV, y un sistema de refrigeración propio.

El equipo de investigación de IBM ha desarrollado un nuevo sistema que ha alcanzado sorprendentes resultados gracias al uso conjunto de una célula solar comercial y un sistema de refrigeración avanzado de IBM formador por metal líquido, usado en refrigeración de microprocesadores.

La energía conseguida es luego transformada en 70 watios de energía electrica que viene a ser cinco veces la cantidad de energía eléctrica generada por una típica célula solar usando CPV en las centrales solares. Si surgen proyectos que apoyen este hallazgo y salga del laboratorio a las fábricas, IBM cree que se reducirá notablemente el coste de un sistema de energía basado en energía solar CPV.

http://www.theinquirer.es/2008/05/17/hallazgo_de_ibm_en_energia_fotovoltaica_cpv.html

Es interesante, aunque anteriormente otra empresa desarrolló una tecnología que permite crear páneles solares desde una impresora, y abarataria mucho mas la energía solar, el enlace con la noticia es el siguiente:

http://eliax.com/index.php?/archives/4557-Logran-imprimir-celdas-solares-con-impresoras-tipo-inkjet.html





Almacenar Hidrógeno en Buckybolas a Una Densidad Casi Tan Alta Como la del Centro de Júpiter

17 05 2008

14 de Mayo de 2008.

Foto: Boris YakobsonEl hidrógeno puede ser una fuente de energía limpia y abundante pero es difícil de almacenar a granel. En una nueva investigación, un grupo de expertos en ciencia de los materiales de la Universidad Rice ha hecho el sorprendente descubrimiento de que las diminutas cápsulas de carbono denominadas buckybolas son tan fuertes que pueden contener volúmenes de hidrógeno con una densidad casi tan grande como la del hidrógeno comprimido en el centro de Júpiter.
Menéame

Hay un gran interés en las tecnologías que están siendo desarrolladas para los automóviles impulsados por hidrógeno, incluyendo las tecnologías para almacenarlo de forma rentable para su uso en ellos. El hidrógeno es el elemento más ligero del universo y resulta muy difícil de almacenar en bruto. Para que los automóviles de hidrógeno sean competitivos comparados con los impulsados por gasolina, necesitan una autonomía comparable y un sistema de combustible bastante compacto. Se estima que un automóvil impulsado por hidrógeno con una autonomía conveniente requerirá de un sistema de almacenamiento con densidades mayores que las presentes en el hidrógeno líquido puro.

Los experimentos anteriores han demostrado que es posible almacenar volúmenes pequeños de hidrógeno dentro de las buckybolas. La nueva investigación desarrollada por Boris Yakobson, Olga Pupysheva y Amir Farajian ofrece el primer método para calcular con precisión cuánto hidrógeno puede contener una buckybola antes de romperse.

Las buckybolas, descubiertas hace más de 20 años en la Universidad Rice, forman parte de una familia de moléculas de carbono denominadas fullerenos. La familia incluye los nanotubos de carbono, las buckybolas típicas de 60 átomos y las buckybolas más grandes compuestas por 2.000 o más átomos.

Los enlaces entre los átomos de carbono están entre los enlaces químicos más fuertes de la naturaleza. Estos enlaces son los que hacen del diamante la sustancia más dura conocida, y la nueva investigación demuestra que se necesita una enorme cantidad de presión interior para deformar y romper los enlaces carbono-carbono entre los átomos en un fullereno.

Utilizando un modelo informático, el equipo de investigación de Yakobson ha medido la fuerza de cada enlace atómico en una buckybola, y simulado lo que les sucedía a los enlaces cuando más átomos de hidrógeno se almacenaban en su interior. El modelo promete ser particularmente útil porque permite calcular con exactitud cuánto hidrógeno puede almacenarse en una buckybola de cualquier tamaño dado, y también advertir a los científicos cuando las buckybolas sobrepasan su capacidad máxima de almacenaje y revientan abriéndose y liberando su carga.

Si se desarrolla una forma factible de producir las buckybolas llenas de hidrógeno, podría ser posible almacenarlas como un polvo.

Información adicional en:

Fuente: http://www.amazings.com/ciencia/noticias/140508b.html